Las relaciones entre personas no están exentas de conflictos. En determinados supuestos, la particularidad del problema te exigirá recurrir a los servicios de un despacho de abogados en Santander con experiencia en Derecho penal para el planteamiento de una querella o el ejercicio del derecho de defensa.

El recurso a la jurisdicción penal es una de las vías más visibles de acceso a los tribunales para el común de los ciudadanos. Los delitos contra las personas (homicidios, secuestros, agresiones sexuales), contra el patrimonio (allanamiento, estafa) y, muy especialmente en la actualidad, los cometidos por los representantes públicos en el ejercicio de su cargo (malversación, cohecho, fraude...) constituyen el grueso de asuntos que atañen a un abogado penalista.

En todo este proceso de acusación o defensa, lo más importante es el trato con el cliente. El abogado es quien va a defender las pretensiones de su cliente en sede judicial y es importante que la relación entre abogado y cliente sea fluida. Para ello, es conveniente que el cliente exponga de manera clara y con suficiente detalle a su abogado para que este pueda trazar con precisión las líneas de actuación en los tribunales. 

Por otro lado, como los abogados son conscientes de la onerosidad material y temporal de estos procesos, cada vez son más comunes los despachos de abogados en Santander que han procedido a racionalizar sus honorarios (se suele incluir una primera consulta gratuita), así como a proceder a un estudio más dilatado del caso en primera instancia con el fin de evitar ulteriores recursos.

En Abogado Richardson estudiaremos a fondo tu caso y te propondremos la estrategia de defensa que se considere más acertada. Ofrecemos asistencia en casos dentro de la vía penal así como en materias civiles, familiares o laborales.