Hay ocasiones en las que el equipo médico puede cometer fallos irreparables que causan una situación difícil y un dolor injustificado a la persona afectada y a sus familiares. Por eso, si buscas un despacho de abogados en Santander, opta por uno que ofrezca asesoramiento especializado para este tipo de situaciones y pueda conseguir una indemnización que ayude a sobrellevarlo.

En estos casos, en todo despacho de abogados en Santander saben cómo tratar a la familia con el mayor cuidado y afecto de la forma más humana posible, ya que, se gane o no el caso, son conscentes de lo difícil que es lidiar con esto.

Para empezar, si crees que has sufrido una negligencia médica, lo primero que tienes que hacer es solicitar toda la documentación médica posible, y si tienes fotos de la evolución del paciente, mucho mejor. A continuación, el procedimiento varía si se trata de un centro médico público (Seguridad Social) o un centro médico privado.

En el primer caso, se solicita una reclamación por responsabilidad patrimonial donde se reclama una indemnización para paliar los daños sufridos a todos los niveles: económicos, morales, físicos o psicológicos. En el segundo caso, se realiza una demanda por responsabilidad civil contra los que hayan causado dicho daño.

En ambos casos se puede recurrir a la jurisdicción penal. Hay que tener en cuenta que cada proceso tiene un tiempo de solicitud, ya que en el caso público contamos con un año para la solicitud y en el caso privado contamos con cinco años, aunque podría ser un año según el asunto. Por último, se contacta con un perito médico para revisar la documentación médica y confirmar dicha negligencia.

Sea cual sea tu situación, contacta con Abogado Richardson en Santander si deseas más información para que estudiemos tu caso y juntos resolvamos esta difícil situación de la manera más eficiente.